¿Cómo eliminar en el automóvil los riesgos de contagios e infecciones?

Limpiar correctamente los conductos interiores del vehículo y desinfectar el habitáculo con ozono elimina el riesgo de infección por virus y bacterias, según los especialistas de Alvato.

Según diversos análisis realizados en el interior de varios vehículos, en los conductos de ventilación habitan hongos, moho, bacterias, ácaros y otros agentes perjudiciales para la salud. En el habitáculo, además, se pueden concentrar agentes víricos por la falta de ventilación, entre otros motivos.

Es en el momento en el que se activa la calefacción o el aire acondicionadocuando se expulsan en el interior del habitáculo del vehículo alguno de estos agentes infecciosos, causantes de complicaciones en problemas relacionados con las vías aéreas. Y cuando alguien porta un virus, la ausencia de ventilación hace del interior del coche un lugar de “acampada”.

Según indican los especialistas en limpieza e higiene del vehículo de Alvato, lo normal sería realizar de tres a cuatro limpiezas y desinfecciones anuales de los conductos del aire acondicionado o la calefacción, las mismas que del habitáculo. Con esto se reduce el impacto de la suciedad acumulada y se mantiene el proceso de esterilización de forma continua.

Además, si no se limpian de forma habitual los conductos, al ir expulsando el aire frío o caliente los agentes infecciosos, como los ácaros o las bacterias, pueden quedarse retenidos en las tapicerías. De forma adicional, se sumarían a los ya existentes si no se ha realizado una limpieza y esterilización con ozono del habitáculo del coche. Esto último es lo que evitaría, por ejemplo, que alguien pudiera contraer coronavirus si alguien ya ha estado infectado como pasajero.

Por su parte, los gérmenes responsables del mal olor se encuentran alojados en estos conductos, lo que implica que el uso continuado de la calefacción en invierno y el aire acondicionado en verano impregnan la estancia del habitáculo de un desagradable olor.

El procedimiento es muy sencillo, tal y como relatan desde Alvato: se utilizan unas espumas y geles desinfectantes que se introducen desde las salidas de ventilación y se realiza un aspirado, con el fin de que el recorrido del conducto quede totalmente limpio y libre de gérmenes. Para el habitáculo, existen unos generadores de ozono capaces de purificar, limpiar y desinfectar el espacio interior por completo ya que tiene propiedades bactericidas, viricidas y deodorantes.

Leer la noticia en Posventa

Etiquetas: Sin etiquetas

Los comentarios están cerrados.