Cinco motivos por los que un vehículo sucio tiene un 25% más de probabilidades de tener un accidente

Aunque muchos conductores tratan de tomarse en serio la limpieza de su vehículo, lo que una gran masa de propietarios desconocen es que un vehículo sucio tiene un 25% más de probabilidades de sufrir un accidente que uno limpio según informan los especialistas de Alvato.

Si bien principalmente las distracciones y no respetar las señales de tráfico son los dos motivos que más accidentes producen existen otros como la suciedad que pueden ayudar a que se produzcan.

En este sentido uno de los que más pueden provocarlos se encuentra la suciedad de los cristales, tanto por fuera como por dentro. Además de restar visibilidad, los destellos y reflejos pueden jugar malas pasadas en la visión del conductor por lo que es algo a tomar en serio.

En segundo lugar la suciedad también es un factor importante cuando hablamos, por ejemplo, de los faros. Unos faros sucios no iluminarán correctamente cuando se les necesite por la noche, restando visibilidad y pudiendo ser determinantes en alguna situación complicada al volante.

El tercer motivo por el que tener un vehículo sucio incrementa la probabilidad de tener accidentes tiene que ver con la limpieza del interior. Si las alfombrillas del conductor además de estar sucias se han roto y los trozos no se han despegado, el riesgo de que el calzado se atasque o que la alfombrilla pueda meterse entre los pedales es más que real. Sobre todo si el coche es antiguo y la alfombrilla no tiene fijaciones.

Un coche de color oscuro es menos visible para el resto de los conductores. Es una realidad según organismos importantes como la CEA (Comisionado Europeo del automóvil) que los coches más oscuros tienen más siniestros por una peor visibilidad en situaciones climatológicas adversas o durante la noche. Si a esto le unimos la suciedad acumulada en algunos vehículos, no es de extrañar que sea un riesgo añadido.

Finalmente, según indican los responsable de Alvato, otra de las cuestiones del porqué la suciedad en los vehículos puede ser responsable de accidentes tiene que ver con el estado de los retrovisores internos y externos. Si estos se encuentran sucios no permiten una clara visibilidad de las maniobras de los otros vehículos y, por ello, existe riesgo real de sufrir una colisión.

Leer la noticia en el periódico Diario ABC
Leer la noticia en el periódico Globedia
Leer la noticia en el periódico Europanews

0012

Llevar el coche sucio aumenta el riesgo de sufrir un accidente

Limpiar nuestro vehículo es una de esas acciones que tanta pereza dan y que solemos retrasar hasta que ya no se puede demorar más (y que terminamos haciendo en un hueco durante el fin de semana). Sin embargo, un estudio realizado por Alvatowash pone de manifiesto que llevar el coche sucio aumenta las posibilidades de sufrir un accidente. Y no es solo por el disgusto que nos podamos llevar porque esta suciedad dañe la pintura de la carrocería.

El primero de los peligros lo encontramos en las lunas. La suciedad nos resta visibilidad. Esto nos impedirá reaccionar como corresponde ante incidencias inesperadas de la carretera. Y eso por no hablar de los reflejos que nos produce en determinados momentos del día, como cuando el sol está bajo, que al sumarse al polvo, los bichos acumulados en la luna o las cagadas acumuladas, nos puede impedir ver qué tenemos delante de nosotros.

Todos los peligros de llevar el coche sucio

coche sucio

En este mismo sentido podemos hablar de los retrovisores, tanto los laterales como el interior. Suficientes puntos ciegos tiene un coche estructuralmente como para sumar nosotros otros nuevos por la suciedad de los elementos que nos ayudan a conocer qué sucede a nuestro alrededor. Esta suciedad nos puede llevar a no ver correctamente la presencia de un vehículo cerca nuestra o a no ser conscientes de la velocidad a la que se nos acerca.

Y el tercer elemento de fundamental es la iluminación. Si los faros están sucios, no proyectarán la luz como corresponde, pueden dejar zonas oscuras delante del vehículo y pueden provocar destellos a aquellos con los que nos vayamos a cruzar.

Limpieza interior

coche sucio

Un conductor debe ir cómodo al volante y la suciedad influye negativamente en este sentido. El que los plásticos estén sucios y que haya elementos sueltos por el habitáculo tirados en los asientos o el suelo puede distraer al conductor. Aunque la palma se la llevan las alfombrillas. Si están sucias o rotas, el punto de apoyo de nuestro calzado puede variar. Así se nos puede escurrir el pie y no acelerar como esperamos o, lo que es peor, no frenar como pretendíamos.

Leer en el periódico Clica Coche
Leer en el periódico Globedia
Leer en el diario economía
Leer en el periódico Europa News
0009

Consejos para que su coche parezca nuevo y por qué es tan importante mantenerlo limpio

La pintura del coche puede deteriorarse y estropearse por razones muy diversas. Algunas de estas pueden ser un mal mantenimiento del vehículo, el uso intensivo en condiciones climáticas adversas, o situaciones imprevisibles como ralladuras al maniobrar durante el aparcamiento o, incluso, actos vandálicos.

No obstante, desde Seguros Catalana Occidente han elaborado una serie de consejos para tratar de preservar el vehículo tan reluciente como el primer día, un factor que, más allá de la buena apariencia, es esencial para mantener la seguridad en la carretera.

Qué tener en cuenta para mantenerlo limpio

 

El estacionamiento

Siempre que sea posible, estacione en un lugar cubierto. Tenga en cuenta que el impacto prolongado de los rayos del sol sobre el vehículo, así como otros fenómenos climáticos como la lluvia o el granizo, pueden deteriorar la pintura. De esta forma también podrá evitar el polvo y la suciedad.

Además, en caso de que el parking disponga de cámaras o personal de seguridad, será menos probable sufrir algún tipo de acto vandálico. Por otra parte, es recomendable ir con cuidado y ejecutar con calma las maniobras de aparcamiento para evitar rozaduras.

Lavado

Por lo general, un lavado mensual ayudará a mantener en buen estado la pintura del coche. Aun así, existen algunas situaciones en las que es recomendable lavar el vehículo lo antes posible. Es el caso de las deposiciones de las aves, los mosquitos e insectos que se pegan en el parabrisas o en el techo o la acumulación de salmuera, que se utiliza para combatir el hielo en la carretera.

Asimismo, es preferible lavarlo a mano para evitar roces y arañazos en la carrocería ya que, aunque no lo parezca, los rodillos que se usan en los túneles de lavado automático estropean la capa externa de tu vehículo.

Encerado

Es posible recuperar la pintura del coche y lograr que parezca recién pintado gracias a la aplicación de cera para pulir. Su uso crea una capa que, además de dar brillo, actúa protegiéndola ante el polvo, la suciedad y la humedad.

Pulido

Dependiendo del estado del vehículo, se puede recurrir al pulido para que luzca como nuevo. Es recomendable realizarlo cada dos o tres años, ya que una frecuencia mayor puede afectar a la capa más externa de la pintura.

Productos no adecuados

No se deben usar paños ni utensilios similares en seco. Tampoco productos de limpieza que no sean específicos para lavar el coche, como lejía o amoniaco. Los productos específicos para carrocerías contienen el pH indicado para no estropear la pintura.

No solo es por apariencia

Los pasos mencionados ayudarán a dejar el automóvil reluciente, pero no se trata de una tarea únicamente con fines estéticos sino que es vital para aumentar la seguridad vial. Los expertos de Alvato, empresa de reacondicionamiento y limpieza de vehículos, aseguran que un vehículo sucio tiene un 25% más de probabilidades de sufrir un accidente que uno limpio y explican los cinco motivos principales.

En este sentido, destaca la suciedad de los cristales, tanto por fuera como por dentro, como uno de los principales hándicap. Además de restar visibilidad, los destellos y reflejos pueden jugar malas pasadas en la visión del conductor por lo que es algo a tomar en serio.

En segundo lugar, la suciedad también es un factor importante cuando se habla, por ejemplo, de los faros. Unos faros sucios no iluminarán correctamente cuando se les necesite por la noche, restando visibilidad y pudiendo ser determinantes en alguna situación complicada al volante.

El tercer motivo por el que tener un vehículo sucio incrementa la probabilidad de tener accidentes tiene que ver con la limpieza del interior. Si las alfombrillas del conductor además de estar sucias se han roto y los trozos no se han despegado, el riesgo de que el calzado se atasque o que la alfombrilla pueda meterse entre los pedales es más que real. Sobre todo si el coche es antiguo y la alfombrilla no tiene fijaciones.

Un coche de color oscuro es menos visible para el resto de los conductores. Es una realidad según organismos importantes como la CEA (Comisionado Europeo del Automóvil) que los coches más oscuros tienen más siniestros por una peor visibilidad en situaciones climatológicas adversas o durante la noche. Si a esto se le une la suciedad acumulada en algunos vehículos, no es de extrañar que sea un riesgo añadido.

Finalmente, según indica Alvatowash, otra de las cuestiones del porqué la suciedad en los vehículos puede ser responsable de accidentes tiene que ver con el estado de los retrovisores internos y externos. Si estos se encuentran sucios no permiten una clara visibilidad de las maniobras de los otros vehículos y, por ello, existe riesgo real de sufrir una colisión.

Leer la noticia en el periódico El Economista

0009

Consejos para que su coche parezca nuevo y por qué es tan importante mantenerlo limpio

La pintura del coche puede deteriorarse y estropearse por razones muy diversas. Algunas de estas pueden ser un mal mantenimiento del vehículo, el uso intensivo en condiciones climáticas adversas, o situaciones imprevisibles como ralladuras al maniobrar durante el aparcamiento o, incluso, actos vandálicos.

No obstante, desde Seguros Catalana Occidente han elaborado una serie de consejos para tratar de preservar el vehículo tan reluciente como el primer día, un factor que, más allá de la buena apariencia, es esencial para mantener la seguridad en la carretera.

Qué tener en cuenta para mantenerlo limpio

 

El estacionamiento

Siempre que sea posible, estacione en un lugar cubierto. Tenga en cuenta que el impacto prolongado de los rayos del sol sobre el vehículo, así como otros fenómenos climáticos como la lluvia o el granizo, pueden deteriorar la pintura. De esta forma también podrá evitar el polvo y la suciedad.

Además, en caso de que el parking disponga de cámaras o personal de seguridad, será menos probable sufrir algún tipo de acto vandálico. Por otra parte, es recomendable ir con cuidado y ejecutar con calma las maniobras de aparcamiento para evitar rozaduras.

Lavado

Por lo general, un lavado mensual ayudará a mantener en buen estado la pintura del coche. Aun así, existen algunas situaciones en las que es recomendable lavar el vehículo lo antes posible. Es el caso de las deposiciones de las aves, los mosquitos e insectos que se pegan en el parabrisas o en el techo o la acumulación de salmuera, que se utiliza para combatir el hielo en la carretera.

Asimismo, es preferible lavarlo a mano para evitar roces y arañazos en la carrocería ya que, aunque no lo parezca, los rodillos que se usan en los túneles de lavado automático estropean la capa externa de tu vehículo.

Encerado

Es posible recuperar la pintura del coche y lograr que parezca recién pintado gracias a la aplicación de cera para pulir. Su uso crea una capa que, además de dar brillo, actúa protegiéndola ante el polvo, la suciedad y la humedad.

Pulido

Dependiendo del estado del vehículo, se puede recurrir al pulido para que luzca como nuevo. Es recomendable realizarlo cada dos o tres años, ya que una frecuencia mayor puede afectar a la capa más externa de la pintura.

Productos no adecuados

No se deben usar paños ni utensilios similares en seco. Tampoco productos de limpieza que no sean específicos para lavar el coche, como lejía o amoniaco. Los productos específicos para carrocerías contienen el pH indicado para no estropear la pintura.

No solo es por apariencia

Los pasos mencionados ayudarán a dejar el automóvil reluciente, pero no se trata de una tarea únicamente con fines estéticos sino que es vital para aumentar la seguridad vial. Los expertos de Alvato, empresa de reacondicionamiento y limpieza de vehículos, aseguran que un vehículo sucio tiene un 25% más de probabilidades de sufrir un accidente que uno limpio y explican los cinco motivos principales.

En este sentido, destaca la suciedad de los cristales, tanto por fuera como por dentro, como uno de los principales hándicap. Además de restar visibilidad, los destellos y reflejos pueden jugar malas pasadas en la visión del conductor por lo que es algo a tomar en serio.

En segundo lugar, la suciedad también es un factor importante cuando se habla, por ejemplo, de los faros. Unos faros sucios no iluminarán correctamente cuando se les necesite por la noche, restando visibilidad y pudiendo ser determinantes en alguna situación complicada al volante.

El tercer motivo por el que tener un vehículo sucio incrementa la probabilidad de tener accidentes tiene que ver con la limpieza del interior. Si las alfombrillas del conductor además de estar sucias se han roto y los trozos no se han despegado, el riesgo de que el calzado se atasque o que la alfombrilla pueda meterse entre los pedales es más que real. Sobre todo si el coche es antiguo y la alfombrilla no tiene fijaciones.

Un coche de color oscuro es menos visible para el resto de los conductores. Es una realidad según organismos importantes como la CEA (Comisionado Europeo del Automóvil) que los coches más oscuros tienen más siniestros por una peor visibilidad en situaciones climatológicas adversas o durante la noche. Si a esto se le une la suciedad acumulada en algunos vehículos, no es de extrañar que sea un riesgo añadido.

Finalmente, según indica Alvatowash, otra de las cuestiones del porqué la suciedad en los vehículos puede ser responsable de accidentes tiene que ver con el estado de los retrovisores internos y externos. Si estos se encuentran sucios no permiten una clara visibilidad de las maniobras de los otros vehículos y, por ello, existe riesgo real de sufrir una colisión.

Leer la noticia en el periódico El Economista